Archive for Microcuentos

La luciérnaga y la serpiente

Cuenta la leyenda, que una vez, una serpiente empezó a perseguir a una Luciérnaga. Ésta huía rápido con miedo, de la feroz depredadora y la serpiente no pensaba desistir. Huyó un día, y ella no desistía, dos días y nada…..En el tercer día, ya sin fuerzas, la Luciérnaga paró y dijo a la serpiente:

¿Puedo hacerte tres preguntas?

-No acostumbro dar éste precedente a nadie pero como te voy a devorar, puedes preguntar…..

¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?

-No,

¿Yo te hice algún mal?

-No

Entonces, ¿Porque quieres acabar conmigo?

-Porque no soporto verte brillar…(La envidia)

Comments (9) »

Situación tensa

 

Un día mientras caminaba a través de la selva un hombre se topó con un feroz tigre. Corrió pero pronto llegó al borde de un acantilado. Desesperado por salvarse, bajó por una parra y quedó colgando sobre el fatal precipicio. Mientras el estaba ahí colgado, dos ratones aparecieron por un agujero en al acantilado y empezaron a roer la parra. De pronto, vio un racimo de frutillas en la parra. Las arrancó y se las llevó a la boca. ¡Estaban increíblemente deliciosas! 

Comments (3) »

Aprendiendo a leer el presente

Madame Amulette presagió que se quedaría sin poderes. Y así fue. Al igual que siendo niña predijo que iba a ser vidente antes de que lo fuera.
Ahora madame Amulette no puede leer en ninguna mano las líneas del futuro, pero ha aprendido a leer entre líneas el presente.

Madame Amulette se dio cuenta de que todos los que le preguntaban por el futuro, en realidad tenian miedo de su presente.

Comments (1) »

El mono que “salvó” al pez

-¿Qué demonios estás haciendo -le pregunté al mono cuando lo vi sacar un pez del agua y colocarlo en la rama de un árbol.

-Estoy salvándolo de morir ahogado -me contestó el mono.

Este corto cuento nos habla acerca de las consecuencias de nuestras “buenas intenciones”. Pero en un sentido más profundo, también podría indicarnos que es necesario comprender y respetar el hecho de que cada uno debe vivir según las reglas de su propia naturaleza.

Comments (8) »