Mentes cerradas

Se cuenta que la gente de un pueblo de las Islas Británicas retó al Houdini, prestidigitador y mago, a escaparse, en menos de sesenta minutos, de una cárcel a prueba de fugas que se acababa de construir.

Houdini aceptó el desafío. Le permitieron entrar en la cárcel en ropa de calle. Después, el carcelero dio una extraña vuelta a la llave del cerrojo y dejaron que este buscara la forma de escapar

El mago había ocultado la barra de acero flexible que utilizaba para abrir cerrojos en la correa de su pantalón. Con la oreja pegada al cerrojo, trató de abrirlo durante 30 minutos…45 minutos… una hora. Estaba sudoroso. Agotado al cabo de dos horas, se apoyó contra la puerta y, para su asombro, ésta se abrió.

¡No habían pasado el cerrojo! ¡Éste fue el truco que jugaron al gran artista!

La puerta sólo estaba cerrada en la mente de Houdini. ¡Únicamente en su mente!

Una llave maestra que abre todas las puertas

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    Tita Henríquez said,

    La capacidad intrínseca de almacenar dolor es presa fácil de un corazón herido a veces somos capaces de reconocer el malestar ajeno sin embargo es ardor constante intentar sanar el propio, a pesar de la inseguridad adquirida mi sosiego son los cuentos…gracias por ayudarme a continuar.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: